¿SIENTES QUE TE FALTA FUERZA DE VOLUNTAD? -
15422
post-template-default,single,single-post,postid-15422,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

¿SIENTES QUE TE FALTA FUERZA DE VOLUNTAD?

¿Te pasa que cuando quieres bajar de peso o cambiar hábitos de vida y de alimentación, la mayoría de las veces evocas a la fuerza de voluntad como el recurso más poderoso para acompañarte en este arduo camino de cambios que se viene?

¿Qué es lo que la mayoría de las veces pasa con este gran esfuerzo que haces?

Fallas!

Si nos detenemos a pensar lo que implica trabajar desde la fuerza de voluntad, obviamente convencida del bien que te produce, veras ,que en definitiva, no es más que forzar tu voluntad hacia un cambio, que deja satisfecha tu razón, conocedora del beneficio del cambio o esfuerzo por lograr el objetivo, pero que no necesariamente va acompañada de una sensación de satisfacción de tus necesidades reales, ni conectadas con el beneficio físico, emocional y espiritual que te genera el cambio de hábitos.

Y es que hacer las cosas desde la razón, porque sabes que es mejor o porque comprendes racionalmente su beneficio, de cierta forma es un arma de doble filo muy fácil de quebrantar, porque puedes desde ahí mismo autoengañarte o autosabotearte con un listado igual de extenso de razones por las que podrías quizás aplazar el cambio, salirte de lo predispuesto y dejarlo para unos pocos días más, intentando además evitar que te invada esa desagradable sensación de culpa que podría aparecer al quebrantar aquello que te propusiste cumplir, esta vez sí que sí.

¿Y si mejor te preocupas de hacer cambios bien desde la raíz y logras despertar esa sensación de bienestar, claridad, liviandad, que los hábitos saludables nos regalan? porque si analizamos la acción en sí en detalle, al forzar la voluntad no estás más que tratando de ir en contra de lo que tu corazón quiere y el beneficio sólo lo estás comprendiendo desde la razón. Si te conectas con esa sensación de bienestar y logras hacer conciencia de lo satisfactorio y cómodo que es sentirse mejor y de las herramientas que despiertan al estar más saludable, ya no necesitarás forzar nada ni esforzarte extremadamente por nada: es rico, es cómodo, descansas mejor, duermes más tranquila, te sientes más liviana, baja la necesidad de dulces, tienes más energía, te sientes más clara, puedes priorizar mejor, el tiempo te alcanza para hacer todo lo que quieres, ¡no quieres moverte de ahí! es demasiado reconfortante y te generará demasiada felicidad sentirte así. Vale la pena, lo comprobaste tu misma, no es porque el doctor diga, el libro diga o se sepa que es mejor, notas el beneficio y tu elección pasa a ser a conciencia.

Y bueno claro, es probable que caigas nuevamente, te podras tentar, pero eso te sacará rápidamente de esa sensación de bienestar físico, emocional y espiritual que venías sintiendo y rápidamente querrás y sabrás como volver a como te sentías antes.

La últimas y nuevas generaciones, tienen una mayor capacidad de hacer conciencia del beneficio que puede significar en todo sentido el estar mas sanas, y quieren o les encantaría, desde lo innato, conectarse con lo más saludable y lo que en definitiva sana de verdad.

 

Busca esa fuerza instintiva en ti y empieza a aplicar estos pequeños tips:

  • No dilates el esfuerzo por ser saludable para el próximo lunes, a después de las vacaciones, etc. empieza ahora.
  • No te propongas metas inalcanzables ni plazos estrictos, proponte cada día sacar algún alimento dañino o agregar en tu vida hábitos más saludables.
  • Conéctate con el aqui y ahora, no pienses en lo que seria bueno que hicieras o quieres hacer: hazlo ya!.
  • Proponte metas cortas y fáciles de lograr: esta semana tomaré más agua, o caminaré más, etc.
  • Si fallas, no importa, sigue intentándolo.
  • No te castigues por fallar, felicítate por seguir intentándolo.
  • Saca la estructura, no tengas miedo, suelta el control, que cada minuto implique estar conciente de qué es lo mejor para ti.

 

Mucha luz para todas, un abrazo!

Loreto

No Comments

Post A Comment