COMO MEJORAR LOS SÍNTOMAS ASOCIADOS AL SÍNDROME DE INTESTINO PERMEABLE -
15435
post-template-default,single,single-post,postid-15435,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

COMO MEJORAR LOS SÍNTOMAS ASOCIADOS AL SÍNDROME DE INTESTINO PERMEABLE

Hace unas semanas te compartí la definición, manifestaciones y causas del síndrome de intestino permeable. Hoy quiero darte algunas pautas sobre los cambios que puedes hacer con el fin de ayudar a tu intestino a sanar.

Si te sentiste identificada con lo que describí en el post anterior (Síndrome de Intestino Permeable), comienza con estos pequeños cambios y notarás diferencias. Siempre será ideal consultar a un profesional que pueda armar un plan personalizado según tus antecedentes, molestias y circunstancias, pero empezar ya con algunos cambios en tus hábitos ayudará bastante.

Aquí te menciono una serie de terapias y estrategias que podrán ayudarte en tu camino de iniciar un cambio que permita sanar de verdad tu intestino, si cambias tu enfoque de como vives tu vida y trabajas en pro de tu salud fomentando tu propia sanación, sí o sí notarás cambios con el tiempo.

 

1.- Mastica tu comida: la digestión se inicia en la boca, muchas veces no masticamos la comida lo suficiente y eso no permite su fácil digestión y la consecuente absorción de nutrientes, perdiendo los beneficios que ese alimento podría aportarte. Además no logras conectarte con la sensación de saciedad porque terminas de comer antes de sentir si estás lo suficientemente satisfecha.

2. Come tranquila y en calma, date un tiempo para comer sin distracciones.

3. Come cuando tengas hambre y deja de comer si te sientes satisfecha, aunque dejes comida en el plato.

4. Toma abundante agua de buena calidad: siempre el agua purificada, mineral o filtrada será mejor opción que el agua de la llave.

5. Come frutas y verduras en abundancia y frescas de la temporada, evita consumir tomates en invierno o manzanas en verano, no están frescas y no te aportarán los nutrientes que esperas para esa fruta o verdura en particular.

6. Come abundante fibra, mejora la digestión y absorción de nutrientes y evitarás diversas enfermedades intestinales como los pólipos y el cáncer de colon: frutas y verduras como los espárragos, achicoria y cebolla, legumbres, granos enteros y semillas tienen abundante fibra.

7. Organízate, no te saltes comida ni salgas sin estar abastecida. El andar con snacks saludables contigo evitará que recurras a opciones no saludables en el camino por hambre.

8.-Elimina los alimentos a los que eres intolerante o alérgico: a pesar de conocer o intuir ciertas intolerancias alimentarias o tener claros diagnósticos de alergia, mucha gente tiende a consumir aquellos alimentos que sabe que no le harán bien. Elimínalo por al menos 6 meses si quieres notar una diferencia marcada en tu sintomatología y lograr que tu intestino realmente se desinflame.

9. Restaura tu flora intestinal consumiendo alimentos fermentados y probióticos.

10. Inicia el consumo de fructooligosacáridos (FOS): prebiotico que estimula el crecimiento y reproducción de las bacterias más importantes en nuestro intestino. Alimentos ricos en FOS son: plátanos y otras frutas, ajo, cebolla y trigo.

11. Evalúa con tu médico la opción de tomar enzimas digestivas, las que permitirán que puedas digerir de forma completa lo que comes.

12. Toma agua tibia con limón antes de cada comida para asegurar un pH gástrico lo suficientemente ácido para una correcta digestión de los alimentos.

13.  Antioxidantes: la exposición a alcohol, drogas, cigarro, contaminación, estrés, sustancias tóxicas, etc. genera la producción de radicales libres  que dañan la pared celular, afecta nuestro sistema nervioso y nuestro DNA, generando daño en nuestra información genética. Los mas importantes antioxidantes son los: bioflavoinoides, carotenoides, coenzima Q10, glutation, selenio, vitamina C y E, las frutas y verduras frescas, las legumbres y semillas, el jengibre y todas las especias están repletas de antioxidantes.

14. Reduce el consumo de medicamentos: especialmente analgésicos, antiinflamatorios no esteroidales y antibióticos automedicados.

15. Modera el consumo de alcohol: los mismos fitonutrientes que tan beneficiosos son y podemos conseguir del consumo del vino tinto, podemos obtenerlos de un jugo de uvas orgánico. Si quieres realmente desintoxicarte, dejando el alcohol ayudas a que tu hígado pueda dedicarse en exclusiva a esta función.

16. Intenta comer frutas y verduras orgánicas: una persona promedio consume aproximadamente 1/2 kg. de pesticidas y herbicidas al año y al ser liposolubles se almacenan en nuestro tejido graso.

17. Reduce o elimina los aditivos, una persona promedio consume 7 kg de aditivos al año: entre antimicrobianos, espesantes, estabilizantes, colorantes, saborizantes y preservantes. Sobreexigen al hígado en su función desintoxicante, a nuestros riñones que deben excretarlos y a nuestro sistema inmunológico intestinal que se activa con su presencia.

18. Usa cosméticos naturales y productos de limpieza sin aditivos: lee las etiquetas de todo lo que utilizas en piel y pelo, te sorprenderá la cantidad de químicos que algunos productos contienen, todo eso lo reabsorbe tu piel y termina en tu sangre y acumulándose con el tiempo.

19. Maneja tu estrés, busca alguna actividad restaurativa que te acomode: medita, haz yoga o pilates, imaginería guiada y tómate la vida con buen humor.

20. Muévete: unos 20-30 minutos 3 veces a la semana es suficiente, lograrás beneficios estabilizando el azúcar en tu sangre, reduciendo el estrés, mejorando la circulación de sangre a todos tus tejidos, fortalece tu sistema inmunológico previniendo infecciones, etc.

 

No te has sentido bien por mucho tiempo y tomará un tiempo poder sentirse bien o saludable otra vez, lo importante es tener claridad de tus objetivos y ser persistente, intentar conectar con tus necesidades y evalúa que herramientas van mejor contigo. No necesariamente lo que le hace mejor a otra persona, te hará bien a ti, busca satisfacer tus necesidades reales y únicas y solo así sanarás de verdad, ten paciencia y sé persistente, los cambios no serán inmediatos, pero te sentirás mejor poco a poco y día tras día.

Un abrazo!

Loreto

PD: Si te pareció interesante esta información, no dudes compartirlo en redes sociales. Y suscríbete a mi newsletter y no te pierdas la información valiosa que comparto cada semana y que al fin te permitirá tomar las riendas de tu salud.

No Comments

Post A Comment