12 BENEFICIOS DEL AGUA TIBIA CON LIMÓN -
15450
post-template-default,single,single-post,postid-15450,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

12 BENEFICIOS DEL AGUA TIBIA CON LIMÓN

¿Haz escuchado o te han recomendado tomar en ayuna un vaso de agua tibia con jugo de limón? ¿Te gustaría saber los beneficios de esta práctica y como puede ser una buena herramienta si quieres aliviar síntomas gástricos como acidez y reflujo o las náuseas del primer trimestre del embarazo?

 

Para poder comprender en detalle los beneficios de este brebaje, te hablaré primero sobre algunos conceptos generales que es importante que conozcas, previo a la explicación detallada del efecto del agua tibia con limón en sí en nuestro organismo.

Previo a la ingesta de alimentos, el aroma de la comida o ya el masticarla, estimula la producción de ácido en el estómago, cuya función es romper lo que comemos en fracciones más pequeñas y fáciles de digerir por las enzimas a las que se enfrentará más adelante.

El pH se mide en una escala de 0 a 14, donde 0 es lo más ácido, 14 lo más alcalino y 7 es neutro. Cada célula, tejido y fluido en nuestro cuerpo tiene un pH en el que funciona en forma óptima. El pH óptimo del estómago es de 1,9.

La mayoría de nosotros tenemos un pH un poco más elevado que el pH óptimo, lo que afecta nuestra digestión: por ejemplo, las proteínas se digieren en un pH de 1,9 y el almidón en un pH de 2,1, el no tener un pH adecuado acorde a las necesidades según el alimento a digerir, hará que el proceso de digestión no fluya normalmente y que esos alimentos no digeridos los refluyamos o fermenten, generando gases.

En el caso específico de quienes sufren de acidez y reflujo, suelen creer que están produciendo una cantidad excesiva de ácido gástrico y tienden a resolverlo con antiácidos o medicamentos que cumplen un rol similar de aumentar aun más el pH. Pero lo que usualmente pasa, es que el pH no está lo suficientemente ácido, eso hace que los alimentos no puedan ser fraccionados en porciones lo suficientemente pequeñas para que sean digeridos en el intestino delgado, entonces el estómago devuelve estos alimentos con la idea de deshacerse de ellos y eso provoca la sensación de acidez y el reflujo.

Un buen pH gástrico, además, generará una adecuada producción de enzimas digestivas y de bilis, lo que ayudará a que nuestra digestión y consecuente absorción de nutrientes funcione de forma adecuada.

Los síntomas de acidez y reflujo, por lo tanto, responden muy bien a la estimulación de la secreción de ácido gástrico por medio de la masticación, de los aromas de la comida o del consumo de agua tibia con limón o vinagre de manzana en ayunas y/o previo a cada comida.

Otro beneficio de beberlo en ayunas es que durante la noche se eliminan hacia el intestino una enorme cantidad de toxinas, que quedan adheridas a la mucosidad intestinal. El agua tibia con limón, gracias a la vitamina C que contiene, y tomada de forma fraccionada y lenta, irá arrastrando estas toxinas. Si además añadimos algún picante, como jengibre, pimienta de Cayena, negra o blanca, o merken, ayudaremos a que se movilice aun más fácilmente la mucosidad. Por eso lo ideal es tomarlo con calma y de a poco.

De forma indirecta además nos obligaremos a levantarnos con tiempo y sin correr, partir el día tranquilos y en calma.

 

Como consumirla:

Lo ideal es consumirla entre 5-20 minutos antes del desayuno, y si estás con síntomas, antes de cada comida. Puedes partir diluyendo el jugo de medio limón en un vaso grande de agua, para terminar ojalá consumiendo el jugo de un limón completo disuelto en poca agua.

Partir todos los días con un agua tibia con limón, ayuda a despertar con calma todos los órganos de nuestro cuerpo, a diferencia de lo intenso que puede ser lidiar con una taza de café o el simple hecho de beberlo frío, que hará que el cuerpo deba temperar el agua, exigiéndolo bruscamente. El agua tibia va despertando y preparando todo el tubo digestivo para recibir luego los alimentos del desayuno. Comienza a tomarlo ya y notarás los beneficios en tu energía, en tu piel, en tu digestión y en tu ánimo.

 

Si te pareció interesante este post, no dudes compartirlo en redes sociales.

Sígueme en facebook, en instagram y suscríbete a mi newsletter y recibirás cada semana información valiosísima para empezar desde ya a generar cambios en tus hábitos y sentir que te acercas cada día más a tu versión más saludable, en calma y feliz.

Un abrazo grande.

Loreto.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.